Se entiende por fuente de luz aquellos cuerpos que la generan, sea por que la producen o la reflejan.
Una forma de clasificarlas es dividirlas en naturales o artificiales.
Son primarias si producen la luz por medio de procesos internos como el sol y las estrellas y en general, son secundarias si producen la luz por reflexión como es el caso de la luna o de cualquier superficie que la reflejen.
Las fuentes artificiales se dividen en 2 tipos: aquellas que la emiten por calor (ampolleta), y aquellas que la emiten por emisión, como es el caso del tubo fluorescente.